sábado, 6 de abril de 2013

KIMAHRI: Paso a paso - Antes de empezar un fursuit

Un poco de información para meternos en situación...

¿Qué es un "fursuit"?

Del inglés fur, pelaje, y suit, traje, es un disfraz de animal asociado con el furry fandom (es una subcultura basada en el género furry, es decir, obras con animales antropomórficos). 
Los dueños/creadores de estos disfraces, son conocidos como "fursuiters". La acción de usar un frusuit se llama "fursuiting".

Antes de empezar un fursuit

En un momento determinado, a todos los cosplayers se nos pasa por la cabeza la idea de hacer un fursuit, ya sea completo o parcial. Si os habéis encaprichado y estáis convencidos de embarcaros en un proyecto fursuiter, os voy a dar 6 puntos clave que os aconsejo tengáis en cuenta antes:

1. Experiencia cosplayer previa
Hacer un fursuit NO ES FÁCIL, quien diga lo contrario miente como un bellaco.
Pensad que la materia prima que vais a trabajar (peluche, principalmente) es complicada de manejar y hasta de coser a máquina (se engancha). Debido a la escasez de información útil que hay en la red, y la enorme diversidad de formas y proporciones de personajes de este tipo, tendréis que tirar de imaginación y experiencia previa en muchos casos.
2. Un buen margen de tiempo
Primero de todo, yo trabajo a jornada completa y estoy emancipada, así que mi visión del tiempo disponible para cosplay diferirá de la de muchos de los lectores, cada uno tendrá un caso diferente. Aunque alguien me diera todos los patrones de un fursuit a medida, no creo que tardase menos de un par de meses en conseguir, cortar, coser y rematar un fursuit. Lamentablemente, nadie picará a vuestra puerta con todos los patrones... Aprenderéis el duro arte del ensayo-error, corrigiendo y ajustando medidas sobre la marcha.
También tened en cuenta que mucho del material necesario no lo encontraréis fácilmente (cremalleras largas, resinas para ojos, siliconas, peluche de calidad) y algunos deberéis pedirlos por internet y esperar que llegue.
3. Un maniquí de cuerpo entero
Es fundamental tener un maniquí de este tipo de vuestra medida, es imposible sacar este tipo de patrones sobre la nada.
Tampoco sirve una persona de constitución parecida, ya que tendréis que sujetar piezas al propio maniquí, y a la gente no le suele hacer gracia que les pegues cinta adhesiva ni grapas a la piel (qué tiquismiquis!).
4. Alguien que os pueda ayudar
Esto para mí es algo crucial e indispensable. A pesar de tener un maniquí, llegará un momento en que os tendréis que probar el traje y alguien deberá cogeros pinzas o marcaros ciertos puntos, además que el hecho de ponerse y quitarse un fursuit completo una persona sola puede llegar a ser un infierno de hasta 30 min.
5. Tener un buen presupuesto
Es bien cierto que se puede hacer un fursuit por menos de 100€, pero no nos engañemos, la tela de peluche buena es cara, la resina es cara y la espuma para hacer los músculos es cara.
Siempre se puede ahorrar un poco, haciendo los ojos menos realistas o sin añadir detalles de silicona en la patas y boca, pero igualmente, es un cosplay que suele salir caro.
6. Evento que no sea en verano
Este punto no es indispensable si tenéis un super termostato mágico mundial, en ese caso por favor pasadme vuestro contacto para que la lluvia no me arruine más eventos XD
Fuera coñas, esto más que un consejo es una recomendación, JAMÁS planeéis un fursuit para un evento en verano. Yo soy muy friolera y aun así, os aseguro que se pasa muchísima calor con un fursuit.


Si después de leer estos puntos decidís que vais a llevar a cabo vuestro proyecto fursuiter, espero que mis aventuras y momentos de amor/odio con Kimahri os sirvan.

Si se os ocurren más consejos no dudéis en dejarme un comentario en la entrada ;)